Vida de Oración

La oración personal es crucial para poder vivir una vida entregada a Jesús. Los hermanos deben desarrollar una actitud de oración personal constante.

La Eucaristía debe estar presente en cada hogar para su adoración.

La lectura de La Sagrada Escritura y la lectura de libros religiosos es importante para el crecimiento espiritual de los hermanos.

La Liturgia de Las Horas y la oración comunal son esenciales para la vida de comunidad de los hermanos, así como la eucaristía, la cual es el centro de su vida y misión.

“La oración es el reconocimiento de nuestros limites y de nuestra dependencia: venimos de Dios, somos de Dios y retornamos a Dios.”

San Juan Pablo II

Toda la vida de los hermanos está centrada en la autodonación como oración a Dios.

No se admiten más comentarios