Celebran día de las madres fuera de las rejas

Con motivo del día de las madres, la Comisión Nacional de Pastoral Penitenciaria de Puerto Rico, realizó un encuentro para confinadas y familiares fuera de los portones de las instituciones carcelarias.  Fue el Colegio Nuestra Señora de Guadalupe la sede de este emotivo encuentro que contó con la participación de 136 confinadas puertorriqueñas, a las cuales se les celebró dignamente su don de la maternidad.

La actividad estuvo coordinada por la Sra. Ana Evelyn González, directora de la capellanía católica del Departamentos de Corrección y Rehabilitación (DCR), y por el P. Oscar Granados del Valle, sfm, director de la Comisión Nacional de Pastoral Penitenciaria de Puerto Rico, junto a un numeroso equipo de capellanes y voluntarios.  También estuvo presente el presidente de dicha Comisión, S.E.R. Mons. Eusebio Ramos, obispo de la diócesis de Caguas quien, refiriéndose al lugar que ocupan las confinadas en la Iglesia, expresó: “Ocupan un lugar muy especial.  Cuando Jesús habla del juicio final, dice que cuando a aquellos que están presos, nosotros los vamos a visitar, nos encontramos con El mismo.  Es Jesús quien nos invita a ver en esos hermanos y hermanas confinadas su propia presencia, nos los presenta como una opción prioritaria para el reino de Dios.”

Este encuentro contó con dos conferencias a cargo de las doctoras Enery Ortíz y Julimar Sáez y la animación por Norwill Fragoso.

Gracias a la generosidad de la Iglesia, a las confinadas se les regalaron cosméticos y artículos de higiene personal donados por los feligreses de la Parroquia Ntra. Sra. del Carmen de Mayagüez y la colaboración de Cáritas Parroquial de la Parroquia Ntra. Sra. del Pilar de Río Piedras.  Los alimentos, además, fueron provistos por el banco de alimentos de la Sociedad Fraterna de Misericordia.  A los hijos de las confinadas se les regalaron juguetes, los cuales fueron un donativo de los feligreses de la Parroquia del Pilar más un cargamento recibido de unos amigos y colaboradores de Jacksonville, Florida.

La integración familiar ha sido siempre un aspecto importante que ha querido fomentar la Pastoral Penitenciaria de Puerto Rico y en esta actividad se dio la oportunidad para que el encuentro entre familiares y confinadas fuera posible.  Ante esta oportunidad, la confinada Tais Ayala expresó: “Somos seres humanos, no porque tengamos este uniforme, y yo que estoy en clasificación máxima, no dejo de ser un ser humano.  Tengo valores y principios aunque cometí un error, así como cualquiera allá afuera puede cometerlo.  El hecho de tener aquí a mi familia, es una gran motivación.  Ellos son mi motivo de vivir, mi motor para seguir adelante todos los días.  Así como Dios está siempre conmigo, también están ellos apoyándome.”

Ante el trabajo que realiza la capellanía católica las confinadas entrevistadas se mostraron muy agradecidas.  Carmen León manifestó: “Yo estaba apartada y volví a aceptar a Dios y a través de los capellanes es posible sentir esa presencia de Dios.”  Por su parte Keishla Rivera añadió: “Detrás de las rejas o fuera de ellas, la imagen de Dios no cambia, siempre es la misma.  Hay momentos en que uno está atento a otras cosas, pero lo importante es reconocerlo y sentir esa presencia de Dios ante todo.”

Ante la situación económica que enfrenta el país, la confinada Elga Cruz expresó: “Yo me siento desvinculada, fuera de la sociedad, y nosotras, aunque detrás de las rejas, también formamos parte de ella.  Entiendo que hay muchas mujeres que ya están preparadas para salir y aportar mucho a Puerto Rico.  Nosotras nos estamos educando, y cuando uno se educa, la visión hacia el mundo es distinta y estamos dispuestas a aportar para mejorar nuestro país.”

Al finalizar la actividad se rindió homenaje, en su semana, a los oficiales de custodia quienes hicieron posible que las confinadas pudieran asistir a este encuentro.

La Pastoral Penitenciaria busca hacer presente con la presencia y el testimonio, el amor misericordioso de Cristo a los miembros de la Iglesia que se encuentran confinados.  Si quieres formar parte de esta pastoral puedes comunicarte vía e-mail a: [email protected]

Deja una respuesta